martes, 13 de septiembre de 2016

¿Por qué se colocan crucifijos en los altares?

Es el elemento principal sobre el altar: Memorial de la pasión, muerte y resurrección del Señor


HENRY VARGAS HOLGUÍN 
Al centro de la acción litúrgica de la Iglesia está Cristo y su misterio pascual. Por tanto la celebración litúrgica debe hacer evidente esta verdad teológica. Y, desde casi siempre, el signo elegido por la Iglesia para la orientación del corazón y de la mente del cristiano durante la misa o la liturgia hacia el misterio pascual es la representación de Jesús crucificado.

El crucifijo es el elemento principal sobre el altar porque la Misa es el Santo Sacrificio, memorial de la pasión, muerte, resurrección del Señor.

Antiguamente la liturgia prescribía la costumbre de que tanto el sacerdote como los fieles se dirigieran durante la celebración eucarística hacia el crucifijo, puesto en el centro, sobre el altar, que, recordemos, estaba adosado a la pared; esto nos da a entender que la centralidad del crucifijo en la celebración del culto divino se resaltaba mucho más en el pasado.

En efecto, la presencia de la cruz en la celebración de la Misa está certificada desde el siglo V.

La centralidad del crucifijo (la representación del Señor crucificado), que no es una cuestión meramente devocional, se resalta poniéndolo especialmente sobre el altar; y expresa su sacrificio y, por lo tanto, lo vincula con el significado más importante de la Eucaristía: la misa es la actualización incruenta del sacrificio cruento en la cruz.

El crucifijo se coloca sobre el altar para recordar a la asamblea y al ministro celebrante que la víctima que se ofrece sobre el altar es la misma que se ofreció en la Cruz.

Por tanto nunca podemos perder de vista el aspecto sacrificial de la Misa: aspecto que queda olvidado cuando la Misa se convierte en una mera fiesta que solo tiene en cuenta la resurrección obviando el sacrificio expiatorio de Cristo. No olvidemos que no hay resurrección sin cruz.

El ordenamiento General del Misal Romano dice que “Igualmente, sobre el altar, o cerca de él, colóquese una cruz con la imagen de Cristo crucificado, que pueda ser vista sin obstáculos por el pueblo congregado” (n. 308).

Por tanto, el crucifijo ha de estar al centro de la mirada y de la fe de los fieles sobre todo en misa, aunque el numeral no indique expresamente que el crucifijo deba estar ‘literalmente’ al centro del altar; pero es aconsejable que el crucifijo esté sobre el altar y en el centro del mismo, vista la praxis litúrgica de los dos últimos Papas, donde el celebrante mira al crucifijo, recuperando de ésta manera una norma litúrgica según una antigua costumbre.

Es bueno tener como referencia en la liturgia las acciones litúrgicas del Papa. Decía el cardenal Antonio Cañizares, en el prologo a la edición española del libro La Reforma de Benedicto XVI publicado por el sacerdote italiano P. Nicolás Bux en el 2008, que las “liturgias pontificias son ejemplares para todo el orbe católico” (final de la pág. 16).

Poner el crucifijo al centro y sobre del altar es un cambio que fue reintroducido por el papa Benedicto XVI.

Es un cambio importante y sobre todo necesario pues nos recuerda que la Misa no es una acción para mirarnos los unos a los otros, sino que es el sacrificio de la cruz que debemos tener presente en la liturgia y en la vida.

El crucifijo sobre y al centro del altar nos indica que el sacerdote celebra la Misa de cara a Dios y no como un protagonista frente al pueblo.

La cruz sobre el altar resta protagonismo al celebrante para dárselo a Cristo, y esto redunda en que tanto el sacerdote como los fieles participen de la Misa mirando a Dios.

¿Por qué el crucifijo al centro del altar y de la mirada de todos? Porque hay que entender la liturgia de manera correcta.

La liturgia (se celebre o no ‘de cara al pueblo’) no se comprende verdaderamente si se piensa que ésta es un diálogo entre asamblea y sacerdote y/o viceversa. Sacerdote y pueblo no dirigen el uno al otro su oración, sino que juntos la dirigen al único Señor.

Mirar al crucifijo es una oportunidad para caminar con la mirada puesta en Jesús. Es saludable tener “fijos los ojos en Jesús, el que inicia y consuma la fe, el cual, en lugar del gozo que se le proponía, soportó la cruz sin miedo a la ignominia y está sentado a la diestra del trono de Dios” (Heb 12, 2). “Y también otra Escritura dice: Mirarán al que traspasaron” (Jn. 19, 37).

El crucifijo ha de estar sobre y en el centro del altar siempre, salvo dos excepciones: cuando sobre el altar está la custodia y se expone el Santísimo Sacramento y cuando la crucifixión es la imagen central del retablo o de la pintura (cuadro) detrás del altar.

Alguien podría decir que la cruz al centro del altar no debe permitirse pues impediría la visión de los fieles, pero en realidad la cruz sobre el altar no es en absoluto un obstáculo sino más bien un punto de referencia común; como tampoco es un obstáculo el ‘iconostasio’ que separa la nave del presbiterio en las iglesias de rito ortodoxo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario