viernes, 15 de julio de 2016

Venezuela: Jóvenes viajan con esperanzas a Cracovia

Dirán al mundo que sueñan un país y un mundo mejor, pero también, que desean una iglesia más viva y misionera


RAMÓN ANTONIO PÉREZ
15 JULIO, 2016
Katiuska Carmona Abella es una joven de la Arquidiócesis de Caracas, que asistió a las dos últimas versiones de la Jornada Mundial de la Juventud, como parte de la delegación venezolana; sin embargo, esta vez no podrá asistir a la gran cita de la juventud con el Papa Francisco. La razón: “El presupuesto nunca me alcanzó”, según dijo a Aleteia. “En este momento es un viaje imposible”, añadió con un dejo de tristeza. 

Como ella, miles de jóvenes de los movimientos de apostolado y de las parroquias en Venezuela, tampoco asistirán a la XXXI Jornada Mundial de la Juventud, que se realizará en Cracovia (Polonia) del 26 al 31 de julio de este año.



La delegación venezolana se compone de 292 jóvenes: 280 asistirán con medios propios y 10 en calidad de voluntarios internacionales, explicó Carlos José Flores Freites, director nacional de pastoral juvenil de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV).

“Representa un gran esfuerzo, en ocasiones de comunidades, en otros casos de ahorros personales, siendo además valorada la ayuda de congregaciones internacionales, que desde el exterior han apoyado la participación de nuestros hermanos”, dijo el joven que ha estado en jornadas con los dos últimos Papas.

Flores Freites ratificó que la cifra representa una disminución significativa en relación a las experiencias de Madrid 2011 y Río de Janeiro 2013, a las que concurrieron 3.800 y 6.667 jóvenes venezolanos, respectivamente.

“Otro buen número de venezolanos que participará, son jóvenes que han partido a otras naciones”, dijo, añadiendo que “desde allí se les facilitan las oportunidades” de estar en la JMJ de Cracovia. Destacó que en la JMJ serán acompañados por el obispo de Ciudad Guayana, Mariano Parra Sandoval, quien asiste en representación de la CEV.

Por su parte, Andersson Daniel Mavares, coordinador de la pastoral juvenil en Caracas, comentó que “asistir a esta JMJ ha sido un verdadero reto”, especialmente por la falta de divisas y la dificultad para comprar los pasajes. Algunos realizarán una travesía que incluye Colombia o México para llegar a España, y desde allí a Polonia.

Expresó que la mayoría de los jóvenes centraron sus esfuerzos en la compra del pasaje. “No ha sido posible conseguir dólares o euros adicionales, ya que adquirirlos es muy caro”. Las divisas las otorga el gobierno a través del Banco de Venezuela, un procedimiento que puede tardar más de seis meses tras recibir una tarjeta de crédito.

Iremos a decirle al mundo…


Carlos reconoce que fuera de Venezuela les preguntarán sobre la situación política, la falta de alimentos y medicinas; pero también serán “portadores de la esperanza de una juventud, de la cercanía de una idiosincrasia que nos hace amigos y alegres”.

Enfatizó que representarán a un país y su Iglesia, y mostrarán el rostro amable y cordial de los venezolanos. “Iremos a decirle que nuestros jóvenes no sólo sueñan un país mejor, sino un mundo mejor y una Iglesia más viva y misionera”, dijo. 

Replicarán Cracovia en Petare


Ante la tristeza que significaría no poder asistir a esta JMJ en Polonia, desde la CEV se ha querido favorecer la realización de actividades previas y simultáneas en un significativo número de diócesis del país, “teniendo como elemento común actividades misioneras y de misericordia”, expresó Carlos Flores.


Uno de estos encuentros será en el barrio más grande de América Latina, donde se ha organizado la Jornada Mundial de la Juventud Cracovia-Petare 2016, informaron los responsables de la pastoral juvenil de la zona: padre Armelín de Sousa, Richard Hernández, Ricardo Calderón, Henry Villegas y Rafael Salesiano.

El viernes 29 de julio, en la plaza Sucre de Petare, a las 3 de la tarde, se realizará un viacrucis en vivo, cuyo tema principal es “el camino de la Misericordia”. Luego, a las 6 de la tarde, será la ceremonia de apertura en la iglesia “Dulce Nombre de Jesús”.

El 30 de julio durante la mañana y hasta la 1 de la tarde, cumplirán jornadas misioneras en varios cruces de las avenidas de Petare; a las 3, será la peregrinación al Campo de la Misericordia que es el lugar de acampada de los jóvenes en el Centro Don Bosco de Boleíta; y a partir de las 7 de la noche, comienza la vigilia en ese mismo lugar.

El domingo 31 será la misa de envío en el Campo de la Misericordia, donde se contará con un “hospital de campaña” para acercar a los jóvenes al sacramento de la reconciliación; y una “feria vocacional”, que permitirá conocer varios carismas, comunidades y congregaciones religiosas para ayudar al discernimiento.

Katiuska Carmona participará en las actividades simultáneas de la JMJ, pero no en Cracovia, ni en Petare, sino en la zona de Propatria, es decir, en el extremo oeste de Caracas, porque en Venezuela, el compromiso de la iglesia favorecerá experiencias locales que permitirán a los jóvenes vivir esta jornada de manera intensa.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario