martes, 12 de enero de 2016

¿Por qué una parroquia, por pobre que sea, debe estar en internet?

Habla el director del Centro RIIAL Guadalupe a doce años de su fundación


JOSÉ ANTONIO VARELA

¿Cuántas veces hemos querido utilizar un programa nuevo en el ordenador… y nada? O escuchamos hablar de las bondades de la “formación en línea”, pero nos asalta la duda sobre su eficacia. ¡Cómo quisiéramos tener nuestros archivos ordenados y a salvo en un disco duro! Pero de esta “titánica” tarea y otros modernismos preferimos que no nos hablen.

Sin embargo abrimos (o un menor de la casa lo hace por nosotros) algún perfil en una o dos redes sociales, pero de actualizarla, nada. Queremos un teléfono “inteligente” para utilizar alguna mensajería instantánea, y nos mareamos con tantos botones y aplicaciones…

Hay que reconocer que no estar al día en las nuevas tecnologías y en el uso de las bondades de Internet nos deja por fuera de grandes ventajas. Y si trabajamos en la educación o en algún trabajo pastoral podríamos estar ya siendo omisos a las tendencias del verdadero desarrollo.

Soluciones efectivas

Para superar algunas de estas limitaciones que vienen como producto de la desconfianza, la impericia o el ineludible paso generacional, han nacido para alegría de todos algunas de las denominadas “soluciones tecnológicas”.

Una de estas es el Centro RIIAL Guadalupe (CRG) que acaba de cumplir doce años de fundación, tiempo durante el cual han ayudado a escuelas, parroquias y diócesis enteras, así como a usuarios finales a asomarse -y permanecer en el mejor de los casos-, en las autopistas de la información, en el ciberespacio o en el continente digital, como se prefiera llamar al universo de Internet y sus ventajas.

Por tal motivo, ALETEIA conversó con su actual presidente, el laico Daniel Cabaña, quien nos respondió con el entusiasmo de los visionarios.

– El CRG busca contribuir en soluciones tecnológicas y formativas para las necesidades de las iglesias locales. ¿Cómo ha sido la acogida en estos doce años de fundación?

Considerando que el Centro Guadalupe nace como una respuesta de promoción y formación de agentes pastorales en un período de expansión de la Red Informática de la Iglesia en América Latina (RIIAL), la acogida por parte de las comunidades e instituciones ha sido muy buena, tanto por su capacidad multiplicadora a la hora de llevar adelante los servicios, como por su adaptación a las múltiples y diversas condiciones culturales y tecnológicas de América Latina.

– Y díganos, ¿por qué se dan las mayores resistencias en el uso de las nuevas tecnologías e Internet en la pastoral?

Creo que algunas resistencias se generan cuando no hay un buen análisis conjunto de la realidad pastoral que se pretende servir. Por este motivo, la RIIAL promueve el conocimiento previo del campo de acción y los potenciales beneficiarios de los servicios, y la aplicación de soluciones adecuadas a las condiciones comunicativas y tecnológicas propias de cada región.

– ¿Qué perfil tienen los asesores y formadores que sirven en el CRG?

Nuestro equipo está conformado por personas de características muy similares a las que integran la comunidad RIIAL: es gente con un corazón profundamente eclesial, que comparte una espiritualidad de comunión, servicio y disponibilidad mutua, sumada a una gran capacidad profesional que se manifiesta en su permanente formación y actualización.

– A eso hay que sumarle un necesario profesionalismo…

En el caso del Centro Guadalupe somos además profesionales informáticos y de comunicación con una importante experiencia en la dinámica y capacidades propias de las organizaciones eclesiales, con capacidad para el desarrollo y mantenimiento de soluciones de software y tecnología, la investigación, implementación y soporte de entornos virtuales de aprendizaje, y la capacitación para el aprovechamiento de sistemas integrados de comunicaciones, especialmente en videoconferencias.

– Ustedes son los promotores del famoso “Office eclesial”, ¿nos lo puede describir en pocas palabras, así como su utilidad para las parroquias?

Office Eclesial es un software para obispados y parroquias diseñado para gestionar información parroquial y diocesana de una forma ágil, sencilla y segura, aprovechando las posibilidades cada vez más importantes que ofrece la informática.Junto con el software el Centro Guadalupe ofrece también el servicio de soporte y capacitación de los usuarios, para que a la hora de trabajar cuenten con todo el respaldo necesario para llevar adelante el complejo trabajo pastoral de la parroquia.

– ¿Porqué una diócesis con su obispo a la cabeza, deben abrirse más al uso de las nuevas tecnologías en la evangelización y la pastoral? ¿En qué beneficia estar en el ciberespacio hoy?

El hombre y la mujer de hoy son habitantes también del continente digital, y la Iglesia, como lo expresa el papa Francisco, está llamada a recorrer también las calles digitales en las que compartimos la vida de la sociedad y las familias de hoy.

La proximidad que el Santo Padre nos invita reiteradamente a manifestar a nuestros hermanos es un gesto que también es aguardado en el ciberespacio, pues la virtualidad es una dimensión más de las comunidades de nuestra época, y es por ello que el cristiano no debe estar ausente.

– ¿Es muy complicado formarse vía un aula virtual? ¿Cómo personalizar mejor este tipo de plataforma?

La experiencia de nuestros exalumnos, más de mil que han pasado por nuestra aula virtual San Juan Pablo II, demuestra que la formación virtual es posible y accesible para personas de las más diversas edades y condiciones, pues hemos recibido alumnos entre 18 y 70 años, tanto de las grandes ciudades como de los lugares más remotos que nos podamos imaginar.

Quienes participan no sólo reciben conocimientos sino que ellos mismos aportan y comparten con otros alumnos su experiencia en el trabajo pastoral parroquial y diocesano. Esto es gracias a que nuestras propuestas formativas ponen especial acento en la interacción personal entre docentes y alumnos, junto a un ritmo de trabajo adecuado a las posibilidades de cada uno.

– Finalmente, ¿cuáles son los planes a mediano y largo plazo?

Hemos trabajado siempre como un nodo de referencia y servicio para las conferencias episcopales en el desarrollo de los objetivos de la RIIAL, que se encuentran en el marco de la evolución de la cultura digital en que vivimos.

Atentos a la consigna de seguir llevando nuevas oportunidades de inclusión comunicativa a quienes más lo necesitan, estamos trabajando para renovar nuestros servicios de presencia en Internet, especialmente a nivel formativo.Asimismo planeamos profundizar la investigación y desarrollo de nuevas soluciones tecnológicas que permitan a los obispos, sacerdotes y laicos habitar los espacios virtuales donde hoy también la gente espera encontrar la alegría del Evangelio.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario