domingo, 22 de marzo de 2015

“Los 10 mandamientos no limitan nuestra libertad, nos liberan”

Meditación del cardenal Norberto Rivera Carrera


“Los diez mandamientos son para el hombre, no contra el hombre. No nos quitan o limitan nuestra libertad, más bien nos liberan. Lo que mandan, no es un capricho de algo que desagrade a Dios, sino que es un proyecto de vida que hace posible el desarrollo humano y una sana relación con los demás”.

Con estas palabras, el cardenal Norberto Rivera Carrera explicó una de las lecturas de la Misa dominical, y afirmó que el decálogo debe ser una opción por la vida: “yo pongo delante de ti la vida y la muerte, el bien y el mal, y te mando que observes los mandamientos para que vivas. Los diez mandamientos que deben ser el punto de referencia, el punto de partida de la vida moral”, dijo.

Precisó que en Israel no se hablaba de la Ley como una carga o imposición, sino como un regalo que Dios nos ha dado, como una luz para nuestros pasos. “Hemos hecho una alianza con Dios y los mandamientos son el signo de nuestra pertenencia a Yahvé, son la proclamación de que somos pueblo elegido”.

Luego afirmó que no estamos solos frente a la Ley, con nuestra debilidad e impotencia para cumplirla. “Entre nosotros y el decálogo está Cristo Jesús, muerto y resucitado; Él es el poder de Dios, Él nos da su Espíritu, Él ha venido a darnos una nueva ley que no se limita a proclamar el bien, sino que lo realiza dentro de nosotros mismos”, dijo.

Sobre el Evangelio en el que Jesús echó del templo a mercaderes y cambistas, el Card. Rivera consideró que “es necesario un proyecto para renovar en nuestra arquidiócesis las celebraciones litúrgicas, sobre todo la celebración de la Eucaristía, en donde se vea con claridad que son celebraciones sagradas, celebraciones de un pueblo que participa, celebraciones en donde realmente los fieles se nutren espiritualmente y en donde brille la gloria de Dios y se exprese nuestra catolicidad. Pero estas celebraciones deben estar unidas a la vida y a las situaciones de todos los días.”

“Si nuestras manos están manchadas de sangre o de violencia, o si no buscamos la justicia y socorremos al oprimido, Dios nos dirá: ‘no quiero tus sacrificios y tus celebraciones no me agradan’. Si no honramos a nuestro padre y a nuestra madre, sino que los abandonamos en su vejez y no los ayudamos en sus necesidades y en su soledad, Dios nos dirá cuando lleguemos a su templo: ‘no me presentes ofrendas inútiles, no me agrada tu culto, estoy harto de tus celebraciones’.

Si nuestra vida se desarrolla entre mentiras y fraudes, Dios nos dirá: ‘deja de presentar sacrificios inútiles, no soporto delito y solemnidad’. Si nuestra vida sexual se deja llevar por desviaciones perversas y no nos detenemos ni siquiera ante el adulterio, Dios nos dirá: ‘no quiero tus solemnidades, detesto tus solemnidades, no sigas trayendo oblaciones vanas’, concluyó.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario