martes, 22 de julio de 2014

Papa Francisco: pobres, enfermos y minusvalidos, ocupen los primeros lugares

Visita pastoral del Pontífice al sur de Italia con indicaciones precisas: El cuerpo de Cristo al centro y los llamado últimos de la sociedad en los primeros puestos


El Papa Francisco realizará el 26 de julio su octavo viaje pastoral en Italia a la ciudad de Caserta. El programa se compone de dos etapas. La primera etapa consiste en el encuentro del clero con la celebración de la misa junto a la población local en el día de fiesta de la patrona del lugar, Santa Ana. Después de una pausa el domingo con el acostumbrado Ángelus en el Vaticano, en la segunda etapa de su viaje a Caserta, el Santo Padre visitará “privadamente” el lunes 28 de julio a su amigo el pastor evangélico, Giovanni Traettino.

Programa oficial de la jornada. Según el Servicio Informativo del Vaticano, el Papa Francisco saldrá en helicóptero del Vaticano a las 15,00 y aterrizará 45 minutos más tarde en el helipuerto de la Escuela de Suboficiales de la Aeronáutica Militar en el Palacio Real de Caserta. A las 16,00 encontrará a los sacerdotes de la diócesis en el Círculo de Oficiales de la Aeronáutica Militar y a las 18,00 celebrará la santa misa en la plaza adyacente al Palacio Real. A las 19,30 emprenderá el regreso al Vaticano donde su llegada está prevista a las 20,15.

El Obispo de la diócesis de Caserta, Giovanni D’Alise entrevistado por Marina Tomarro en Radio Vaticano ha confirmado que lapreparación del viaje ha sido intempestiva considerando que apenas hace 9 días fue anunciado. No obstante, ha asegurado que es un “gran dono”. “Nosotros lo acogeremos así, no tanto pensando a la presencia externa, sino buscando sobretodo de recibir al Papa con el afecto de los hijos porque es la visita de un padre que va a visitar sus propios hijos, en el día de fiesta” confirmó D’Alise nombrado obispo de Caserta por el Papa Bergoglio el pasado 21 de marzo. 

Baño de multitud de Papa Francisco en Caserta. Se calcula que 250.000 fieles vendrán al encuentro del Papa Francisco en la Reggia de Caserta, una antigua Villa real construida entre el 1752 y el 1759 herencia del reino de los Borbones en Nápoles. El Papa también encontrará a los sacerdotes de la diócesis de Caserta. 

Los pobres tendrán un lugar de honor en la misa con el Papa. El Pontífice ha dado orden de que los 3750 puestos de la arena alrededor del palco sean distribuidos entre los pobres, enfermos y minusválidos. Cada parroquia de la zona tendrá a disposición 30 entradas para ocupar la platea principal con los llamados “últimos” de la sociedad.

200 sacerdotes ayudarán en el servicio de la comunión a los fieles. ElPapa Francisco no dará la hostia a los presentes. Es una decisión teológica ya explicada por el pontífice en otras ocasiones, debido a que no quiere que la emoción de recibir el cuerpo de Cristo por parte del Papa ofusque el significado del sacramento.

La liturgia no seguirá la fiesta de la patrona, Santa Ana (celebrada el 26 de julio) sino que seguirá el calendario del tiempo ordinario, domingo 27. Sin embargo, una imagen de la Santa de Caserta se pondrán a la derecha del Palco donde se realizará la misa delante de la Reggia. 

Después de sus viajes en Italia a la isla de Lampedusa, Cagliari, sucesivamente Cassano de Jonio y Campobasso-Isernia, el Papa Francisco regresa a una periferia del sur del país. Precisamente, se espera que el Pontífice en su alocución hable a la realidad de los desocupados, los ancianos y las familias que sufren las consecuencias de la crisis social y económica en la región de Campania. Una tierra golpeada dos veces por una crisis de la legalidad; territorio dominado por la temida mafia de la Camorra.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario