miércoles, 2 de julio de 2014

"Monseñor Ramírez Salaverría fue el padre de todo un pueblo"


Las puertas de la Catedral de Maturín se abrieron y dejaron entrar la luz de la tarde junto a la feligresía, que acudió a dar el último adiós a su obispo emérito, monseñor Antonio José Ramírez Salaverría, ayer a las 3:00 pm, al iniciar la capilla ardiente. 

En un ataúd de cristal, está sereno, como dormido, con sus insignias de pastor, su mitra, símbolo de la autoridad episcopal; su báculo, símbolo del pastoreo de la Iglesia; su anillo de obispo y sus ornamentos litúrgicos: casulla, alba, estola.

Una guardia de honor del Seminario Mayor San Pablo Apóstol lo acompaña, seis cirios permanecen encendidos a los laterales; un coro le canta, mientras Maturín lo contempla por última vez, en esa hermosa Catedral que se construyó con el amor de un pueblo.
El obispo de la Diócesis de Maturín, monseñor Enrique Pérez Lavado, presidió la primera misa por el eterno descanso de monseñor Ramírez Salaverría. "El vínculo con el obispo emérito, trasciende los lazos de la carne y de la sangre y abarca a todo un pueblo que lo reconoce como un padre y un pastor", dijo durante la homilía.
El máximo representante de la Diócesis de Maturín, pidió a la feligresía que estos días sean propicios para el reecuentro de Monagas, para la comprensión y el amor. 

Pérez Lavado definió a Ramírez Salaverría como un ser humano humilde, sencillo, dispuesto siempre a ayudar, sin afán de protagonismo "Yo soy el instrumento, el centro de todo es Dios", expresó, recordando las palabras del obispo emérito y prosiguió: "Maturín hoy ve cómo su primer obispo, su primer pastor parte a la casa del Padre, su legado vivirá en la historia en la mente y en el corazón de todos", manifestó.

Esperan al presidente de la CEV 

Se espera que entre el jueves y el viernes, arribe al estado el presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana, monseñor Diego Padrón Sánchez, quien además fue el sucesor de monseñor Antonio José Ramírez Salaverría, como obispo de Maturín en el año 1994.

La capilla ardiente en la Catedral permanecerá toda esta semana desde las ocho de la mañana hasta las ocho de la noche. Según el cronograma de la Diócesis de Maturín el acto del sepelio será a las 9:00 am, el viernes. Se espera realizar previamente una procesión por los alrededores del templo. 

El vicario general de la diócesis, Miguel Febres, informó que los actos serán abiertos al público, en el marco del orden y del respeto. 
El sacerdote recordó a monseñor como un padre amoroso, un hombre que escuchaba y aconsejaba, "no se cansen de ser buenos", nos decía siempre al saludarnos y al despedirse".

Peticiones

El párroco de la Catedral, Samael Gamboa, pidió a la feligresía no llevar coronas, sino ofrendas que luego serán utilizadas para las obras de monseñor. 

Permitido
Quienes así lo deseen pueden llevar cámaras a la Catedral, para guardar un recuerdo de los actos fúnebres.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario