martes, 1 de julio de 2014

Monseñor Antonio José Ramírez Salaverría fue padre y buen pastor


La iglesia en pleno se da cita en la Catedral de Maturín, durante toda la semana para despedir al fundador de la Diócesis y constructor de verdades cristianas. “No se cansen de ser buenos” es una de sus frases más recordadas por los asistentes

Durante toda la semana la iglesia de Monagas se dará cita en la Catedral Nuestra Señora del Carmen, para despedir al fundador de la Diócesis de Maturín, su excelentísimo reverendo Monseñor Antonio José Ramírez Salavarría.
El Obispo Emérito de Maturín es velado en la que fue una de sus obras maestras, la Catedral. Su cuerpo está expuesto en una cúpula de cristal, para ser apreciado por todos.

Su cuerpo es velado desde ayer a las 3:00 de la tarde en la que fue una de sus obras maestras, y es expuesto en una cúpula de cristal para ser apreciado por todos los hombres de buena voluntad. Seminaristas de San Pablo Apóstol iniciaron la guardia de honor desde la apertura del templo.

Mientras que la primera misa fue ofrecida por el actual obispo de Maturín, Monseñor Enrique Pérez Lavado, y concelebrada por los párrocos de las diferentes parroquias del Estado.

Es tiempo de reencuentro
Monseñor Pérez Lavado expresó durante la homilía “se inicia el tiempo que vive cada familia cuando parte de su lado un ser amado, sólo que la muerte de Monseñor trasciende las barreras familiares, el dolor por su ausencia se propaga en Monagas y otros partes de Venezuela, en todos aquellos que le conocieron como padre y buen pastor”.

Afirmó que es hora para el reencuentro de la iglesia, dejando a un lado las diferencias, “y acercándonos con amor, con el amor que el tanto practicó, representando a Jesús, y a través de Jesús al padre eterno. Auguro que estos días serán de reencuentro para Monagas”.

El Obispo de Maturín reconoció en Ramírez Salaverría a un fiel sacerdote, fiel obispo, fiel cristiano, “no era amante del culto a las personas, todo mérito y gloria lo remitía a Dios. San José le concedió la gracia de la buena muerte, rodeado con sus seres queridos y asistido por la fe católica, todo lo necesario para su santo reposo”.

Al cielo otro gran aliado

En el mensaje difundido a los feligreses este lunes destacó el hecho de “contar en adelante con otro gran aliado en el cielo, al que tengan seguro que podemos recurrir, pues al igual Santa Teresita de Jesús debe estar diciendo: desde el cielo seguiré haciendo mucho más de lo que pude hacer en la tierra”, dijo el oficiante.

Testigos de su amor y servicio

Ayer asistieron al templo todo aquel testigo del amor y servicio del primer obispo de Maturín, personas de edad muy avanzada, pero también adultos, jóvenes y niños.

Todos compartían entre bancas alguna historia, anécdota, e inclusive lágrimas.

Ramón Rodríguez, manifestó ser amigo del representante de la iglesia “tuve la dicha de estar cerca de él y constatar su entrega a Dios y al servicio de los demás. Ejerció un sacerdocio con amor, de la mano de la Virgen del Valle, su fiel compañera. No había ocasión en la que se le ocupara que no estuviese dispuesto. Recuerdo tantas cosas, en una oportunidad se encontraba bendiciendo un acto y comenzó a llover, bendijo la lluvia y dijo: es agua bendita que Dios envió para el acto”.


Honor a quien honor merece

La iglesia se ha organizado por parroquias para rendir tributo a Monseñor Antonio José Ramírez Salavarría. Hoy martes, le corresponde a la parroquia Inmaculada Concepción de La Toscana y al Movimiento de Cursillo de Cristiandad. A la parroquia Sagrado Corazón de Jesús de El Tejero, y seguidamente a las parroquias San Antonio y San Isidro Labrador de Aragua. 

A las 2:00 de la tarde, se concentrará la parroquia San José Obrero y el Secretariado de Catequesis. Luego, San Juan Bautista, Vicaría Nuestra Señora del Rosario y Renovación Carismática. A las 6:00 de la tarde la parroquia Santo Domingo de Guzmán de Las Cocuizas, y finalmente, San Charbel y San Maturín. 

Según la programación, desde ayer lunes y hasta este jueves, se realizarán las exequias en la iglesia Catedral, de 8:00 de la mañana a 8:00 de la noche, celebrando misas de dos a dos horas, y permitiendo la entrada de todo el pueblo, la iglesia en pleno, a venerar el cuerpo de quien en vida forjara las bases de la iglesia en Monagas. 

Miguel Febres, párroco de La Cruz, explicó que las instituciones organizadas también han sido autorizadas para rendir sus respectivos honores.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario