lunes, 2 de junio de 2014

Papa Francisco animó a la RCC a celebrar sus 50 años junto a carismáticos protestantes y ortodoxos en la plaza de San Pedro


Ante 52.000 carismáticos reunidos en el Estadio Olímpico de Roma, el Papa Francisco contó ayer su propia conversión: «Al principio, en Buenos Aires, yo decía que los carismáticos eran “una escuela de samba”. Después les conocí mejor y, pocos meses antes del Cónclave, la Conferencia Episcopal me nombró asistente de la Renovación Carismática en Argentina».

Estaba claro que les conoce a fondo, pues les hablaba como a un movimiento adulto -la Renovación Carismática Católica cumplirá 50 años en 2017- y como a un fruto directo del Espíritu Santo que, nacido en comunidades protestantes y extendido por las ortodoxas, llegó con gran fuerza a la Iglesia católica. De los 700 millones de carismáticos en todo el mundo, 160 millones son católicos.

El Papa saludó a Patti Gallagher Mansfield, una de las personas que recibieron la efusión del Espíritu Santo en el retiro de Duquesne University en 1967. A lo largo de hora y media se sucedieron aplausos, cantos, testimonios y oraciones. El momento más emocionante fue la plegaria y la bendición de todos al Papa.
Oración de rodillas

Era exactamente lo que sucedió en la plaza de San Pedro el 13 de marzo de 2013 cuando el Papa recién elegido pidió «rezad al Señor para que me bendiga: la oración del pueblo pidiendo la bendición para su obispo», y se inclinó humildemente para recibirla.

Ayer, con gran esfuerzo, se puso de rodillas, apoyándose en el brazo del sillón que ocupaba en un escenario del Estadio Olímpico estrenado la noche anterior con un concierto del cantante Ligabue.

Los 52.000 carismáticos, en su mayoría italianos, seguían atentamente sus palabras. Tras el testimonio de un sacerdote -había mas de mil en el estadio, igual que docenas de obispos y algunos cardenales-, el Papa dirigió a los sacerdotes carismáticos un mensaje «en una sola palabra: cercanía. Cercanía a Jesucristo y cercanía a la gente, al Pueblo de Dios».

Al testimonio de un joven respondió que «la juventud no es un tesoro para guardarlo en una caja fuerte, es para ponerla en juego por cosas grandes. ¡Es para darla!».
Las «iglesias domésticas»

Ante el testimonio de una familia, el Papa comentó que «las familias son las iglesias domésticas donde crece Jesús. ¡Por eso el demonio ataca tanto la familia!», y pidió para ellas la ayuda del Señor.

Una mujer ciega había afirmado que «la luz de Jesús brilla en mi corazón». El Papa le dio las gracias por asociarse voluntariamente «al sufrimiento de Jesús en la Cruz» y «por la esperanza de que dais testimonio». Mucha gente lloraba al verles abrazarse.

Con una gran sonrisa, Francisco se quejó al presidente de Renovación en el Espíritu italiano, Salvatore Martínez, de que «no ha habido testimonio de ancianos», y aprovechó para recordar que los primeros que alabaron a Jesús, Simeón y Ana, lo hicieron «movidos por el Espíritu Santo, como se lee cuatro o cinco veces en los Evangelios».

El Papa comentó que María y José acudieron al Templo -situado en lo que ahora es la Explanada de las Mezquitas, que el Santo Padre recorrió el pasado lunes- «movidos por el deseo de cumplir la ley, mientras los dos ancianos llegaron movidos por el Espíritu Santo».

En una plegaria especial, el Papa pidió al Señor: «Mira a nuestro pueblo, míranos a nosotros obispos», para que todos los fieles vivan la plenitud de la caridad.

En su discurso, el Papa les puso en guardia contra dos peligros, el de «la excesiva organización», y el de «querer ser controladores de la gracia en lugar de dispensadores». Por eso no deben decidir quién recibe carismas, deben dejar actuar al Espíritu Santo.
Las bodas de oro

Les urgió a recordar que la Renovación Carismática es ecuménica desde su nacimiento. Y a fomentar, por tanto, el sentimiento de unidadcon todos los cristianos.

Les animó a adorar al Señor y les dio cita, junto con los carismáticos protestantes y ortodoxos, para celebrar las bodas de oro «el día de Pentecostés de 2017 en la plaza de San Pedro».

2 comentarios:

  1. "...QUE TODOS VIVAN UNIDO, .COMO TÚ PADRE, ESTÁS EN MÍ YO EN TÍ, QUE TAMBIÉN ELLOS ESTÉN EN NOSOTROS. DE ESTE MODO EL MUNDO CREERÁ QUE T ME HAS ENVIADO" Jn 17,21

    ResponderEliminar
  2. "...QUE TODOS VIVAN UNIDO, .COMO TÚ PADRE, ESTÁS EN MÍ YO EN TÍ, QUE TAMBIÉN ELLOS ESTÉN EN NOSOTROS. DE ESTE MODO EL MUNDO CREERÁ QUE T ME HAS ENVIADO" Jn 17,21

    ResponderEliminar