miércoles, 29 de enero de 2014

Pbro. Gustavo Ulloa: Venezuela necesita un milagro moral


Desde las iglesias existe el compromiso de fomentar los valores familiares y de exhortar a los padres a no dejar que sus hijos crezcan solos a merced de la TV y el Internet

MATURÍN, 29 Ene. 14 / (La Prensa de Monagas / Ciudad).- La inseguridad y la violencia que encendieron las alarmas en el país, convoca a diferentes sectores, entre ellos la Iglesia. El combate de la delincuencia pasa por buscar sus causas, sus orígenes; saber qué es lo que ha dado forma a una generación agresiva que toma el mal camino para alcanzar sus objetivos. En el seno de Los Guaritos, uno de los sectores más grandes de la parroquia Los Godos, el párroco de la iglesia Cristo Resucitado, Gustavo Ulloa, coinde en que la sociedad y básicamente la familia tienen un papel protagónico en esta lucha.

-¿Qué hace que muchos niños y adolescentes decidan tomar el camino de la violencia?
-La causa del problema está en el seno familiar; tenemos una especie de generación perdida, que no cuenta con la presencia de los padres, porque aunque los tengan físicamente, muchas veces estos padres no quieren hacerse responsables de la educación de sus hijos.

-¿Qué pasa cuando el rol de papá y mamá no está fortalecido en el hogar?
-Los niños al no tener una orientación, quedan a merced de la calle, del Internet, de la televisión, de las malas compañías, prácticamente están creciendo solos y esta no es una realidad exclusiva de los barrios, en las zonas de clase media- alta, también ocurre.

¿Desde la Iglesia se puede hacer algo para el rescate de la familia?
-Este es un trabajo de todos, que involucra a la Iglesia, a la familia, a las instituciones del Estado. La crisis de nuestro país más que económica y política es una crisis moral. En nuestra catequesis, invitamos a los padres a que vengan con sus hijos, a que no los dejen solos y que realmente sean una guía para ellos, que les enseñen el amor y el respeto por los demás, la tolerancia y el valor al trabajo, porque muchas veces los jóvenes quieren ganarse las cosas por la vía fácil.

¿Qué papel juega la espiritualidad en toda esta crisis de valores?
-Venezuela necesita un milagro moral, como seres humanos debemos comenzar a orar por un cambio de conducta, un cambio espiritual. Cuando la gente busca a Dios lo hace porque necesita algún milagro físico, curarse de una enfermedad por ejemplo, pero no reza porque Dios logre en él un cambio a nivel espiritual; que cualquiera de nosotros a donde vaya promueva el valor, el respeto, la tolerancia, el respeto por la vida.

¿Cuál es el papel que juegan las distintas iglesias?
-Desde todas las iglesias debemos promover la tolerancia, sea cual sea la religión. Muchas veces también hay sectores religiosos que promueven la intolerancia, señalan a quien piensa diferente y eso crea división. Debemos ser factor de unión, de respeto y compasión y entender que hay diferentes caminos en la religión, pero lo importante es que todos conduzcan a Dios. 

Sí es posible ganar la batalla a la delincuencia 

El padre Gustavo Ulloa cree que sí es posible ganarle la batalla al hampa y regenerar a un joven que ha tomado el camino de la delincuencia y la violencia. "Dios es capaz de rescatar a una vida fracturada. El delincuente es fruto de un pecado social, a ese mundo delictivo lo va arrastrando la familia que lo abandona y la sociedad que lo condena, pero que jamás se preocupó por tenderle la mano", señala.

El párroco considera que son importantes las instituciones que permitan brindar ayuda social y psicológica a estos muchachos. Además, cree que es fundamental abordar el tema del embarazo precoz.

"Nada hacemos condenando, nada ganamos. Tenemos más bien que ir en busca de esos niños y adolescentes y rescatarlos", expresó.

Ulloa dijo que para las personas víctimas de la violencia, también es importante prestar una atención especial. "Sé que para quien ha perdido un ser querido a manos del hampa es difícil perdonar, pero si todos tomamos la vía de la venganza estaríamos a las puertas de una guerra civil", advirtió.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario