domingo, 28 de julio de 2013

Francisco pide a obispos de América Latina evitar ideologización del Evangelio

RÍO DE JANEIRO, 28 Jul. 13 / 03:12 pm (ACI/EWTN Noticias).- El Papa Francisco dirigió este domingo un discurso a los obispos del Comité Coordinador del Consejo Episcopal Latinoamericano y del Caribe (CELAM), los exhortó a trabajar en una pastoral de la misericordia y advirtió que en el diálogo con el mundo no deben caer en la tentación de la ideologización del Evangelio.

En un extenso discurso, el Santo Padre trajo a la memoria la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe realizada en 2007 en Brasil.

En su extenso discurso, que puede ver y leer aquí, el Papa preguntó a los obispos: “¿Procuramos que nuestro trabajo y el de nuestros Presbíteros sea más pastoral que administrativo? ¿Quién es el principal beneficiario de la labor eclesial, la Iglesia como organización o el Pueblo de Dios en su totalidad?”.

“Hay pastorales planteadas con tal dosis de distancia que son incapaces de lograr el encuentro: encuentro con Jesucristo, encuentro con los hermanos”, expresó el Papa. “Una piedra de toque para calibrar la cercanía y la capacidad de encuentro de una pastoral es la homilía. ¿Qué tal son nuestras homilías? ¿Nos acercan al ejemplo de nuestro Señor, que ‘hablaba como quien tiene autoridad’ o son meramente preceptivas, lejanas, abstractas?”.

“¿Promovemos espacios y ocasiones para manifestar la misericordia de Dios?”, preguntó el Papa y exhortó también a los obispos latinoamericanos a apoyar la labor de los laicos en la misión evangelizadora, evitando “el fenómeno del clericalismo” que “explica, en gran parte, la falta de adultez y de cristiana libertad en buena parte del laicado latinoamericano”.

“Los agentes de pastoral y los fieles en general ¿se sienten parte de la Iglesia, se identifican con ella y la acercan a los bautizados distantes y alejados?”, preguntó.

Ideologización del Evangelio

Más adelante, el Papa advirtió sobre la tentación de ideologización del Evangelio y recordó que “es una tentación que se dio en la Iglesia desde el principio: buscar una hermenéutica de interpretación evangélica fuera del mismo mensaje del Evangelio y fuera de la Iglesia”.

“Un ejemplo: Aparecida, en un momento, sufrió esta tentación bajo la forma de asepsia. Se utilizó, y está bien, el método de ‘ver, juzgar, actuar’. La tentación estaría en optar por un ‘ver’ totalmente aséptico, un ‘ver’ neutro, lo cual es inviable. Siempre el ver está afectado por la mirada. No existe una hermenéutica aséptica. La pregunta era, entonces: ¿con qué mirada vamos a ver la realidad? Aparecida respondió: Con mirada de discípulo. Así se entienden los números 20 al 32”.

Asimismo, advirtió sobre el “reduccionismo socializante” del Evangelio y que “en algunos momentos fue muy fuerte. Se trata de una pretensión interpretativa en base a una hermenéutica según las ciencias sociales. Abarca los campos más variados, desde el liberalismo de mercado hasta la categorización marxista”.

Francisco también se refirió al “funcionalismo” que paraliza a la Iglesia. “La concepción funcionalista no tolera el misterio, va a la eficacia. Reduce la realidad de la Iglesia a la estructura de una ONG. Lo que vale es el resultado constatable y las estadísticas”, advirtió.

Finalmente, recordó a los obispos que su misión es “conducir” a los fieles, “que no es lo mismo que mandonear”.

“Los Obispos han de ser Pastores, cercanos a la gente, padres y hermanos, con mucha mansedumbre; pacientes y misericordiosos. Hombres que amen la pobreza, sea la pobreza interior como libertad ante el Señor, sea la pobreza exterior como simplicidad y austeridad de vida. Hombres que no tengan ‘psicología de príncipes’. Hombres que no sean ambiciosos y que sean esposos de una Iglesia sin estar a la expectativa de otra. Hombres capaces de estar velando sobre el rebaño que les ha sido confiado y cuidando todo aquello que lo mantiene unido”, expresó.

Finalmente, el Santo Padre agradeció a los obispos “la paciencia de escucharme. Perdonen el desorden de la charla y, por favor, les pido que tomemos en serio nuestra vocación de servidores del santo pueblo fiel de Dios, porque en esto se ejercita y se muestra la autoridad: en la capacidad de servicio. Muchas gracias”.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario