lunes, 8 de octubre de 2012

Dos figuras luminosas: nuevos Doctores de la Iglesia.


Radio Vaticana (RV).-La solemne proclamación de san Juan de Ávila, sacerdote español, y de santa Hildegarda de Bingen, religiosa alemana, como Doctores de la Iglesia Universal - pronunciada por Benedicto por XVI- precedió la solemne apertura de la XIII Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, con la celebración de la Santa Misa. Y la Iglesia Universal difundida en todo el mundo se unió, por medio de la radio y la televisión, a los numerosos Padres Sinodales, Cardenales, Obispos y peregrinos que acudieron a la Plaza de San Pedro, adornada con banderas de tantos países, entre las que sobresalían las de España y Alemania - para vivir este día de fiesta y escuchar al Papa que la enriqueció con estos dos nuevos santos Doctores, Juan de Ávila e Hildegarda de Bingen, que supieron ‘escuchar’ a Jesús – admirando la amorosa y profunda presencia del Hijo de Dios en la historia del mundo - y cuya actualidad resplandece de forma especial hoy, como modelos de testimonio de la alegría de la fe y de una infatigable y fecunda búsqueda de la verdad. 


Ésta fue la solemne fórmula pronunciada por Benedicto XVI en latín: «Acogiendo el deseo de muchos Hermanos en el Episcopado y de muchos fieles del mundo entero, después de haber recibido el parecer de la Congregación de las Causas de los Santos, después de haber reflexionando largo tiempo y habiendo alcanzado plena y segura convicción, con la plenitud de la autoridad apostólica declaramos a San Juan de Ávila, sacerdote diocesano, y a Santa Hildegarda de Bingen, monja profesa de la Orden de San Benito, Doctores de la Iglesia Universal.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo» 

Cecilia de Malak / Raúl Cabrera, Radio Vaticano

No hay comentarios.:

Publicar un comentario