miércoles, 29 de febrero de 2012

"Una Venezuela 100% libre de Violencia": Campaña Compartir 2012


 Este 22 de febrero, con el inicio de la Cuaresma, espacio propicio para la oración y la fraternidad, Cáritas de Venezuela presenta la Campaña Compartir 2012 en su trigésima segunda edición; dedicada a la construcción de la paz para lograr "Una Venezuela 100% libre de violencia".

 La Campaña Compartir es un instrumento de la Iglesia para reflexionar sobre algunos tópicos de interés de la sociedad venezolana, y Cáritas es la expresión pastoral de la Iglesia Católica que trabaja sin tener en cuenta la raza, el género, la etnia, o las creencias políticas de sus beneficiarios; por lo cual constituye una de las redes humanitarias más amplias del mundo.

 Anualmente, los Obispos discuten sobre la realidad del país y sus más álgidos problemas. La inseguridad es un tema que afecta a los venezolanos y que constituye una amenaza para todos sus hogares. Por esta razón, la Iglesia Católica decidió que durante todo este año los delegados de Cáritas a nivel nacional trabajarán por la construcción de la paz, la tolerancia y la resolución pacífica de los conflictos; desde las bases de las comunidades, a través de las parroquias eclesiásticas. Mensaje que se transmitirá por distintas vías, desde micros radiales, reuniones vecinales y charlas formativas en las escuelas; hasta actividades deportivas y culturales en todo el país.

domingo, 26 de febrero de 2012

Cuaresma es tiempo para renovar relación con Dios, dice el Papa.

Benedicto XVI
 VATICANO, 26 Feb. 12 / 10:01 am (ACI/EWTN Noticias).- El Papa Benedicto XVI resaltó que el tiempo de Cuaresma es propicio para renovar y fortalecer “nuestra relación con Dios, a través de la oración cotidiana, los gestos de penitencia y las obras de caridad fraterna”.

 En su alocución previa al rezo del Ángelus, en la Plaza San Pedro frente a miles de fieles ahí reunidos, el Santo Padre hizo una exhortación a tener “la paciencia y la humildad de seguir cada día al Señor, aprendiendo a construir nuestra vida no fuera de Él o como si no existiera, sino en Él y con Él, porque es la fuente de la verdadera vida”.

 Benedicto XVI hizo referencia al relato bíblico posterior al bautismo de Jesús en el Jordán, cuando se interna en el desierto durante cuarenta días.

 “¿Qué puede enseñarnos este episodio? Como leemos en el Libro de la Imitación de Cristo, ‘el hombre jamás está totalmente exento de la tentación mientras vive, pero con la paciencia y con la verdadera humildad llegaremos a ser fuertes contra todo enemigo’”.

sábado, 25 de febrero de 2012

Benedicto XVI: Matrimonio es único “lugar” digno para procreación

 VATICANO, 25 Feb. 12 / 11:30 am (ACI).- En el marco de la 18° asamblea general de la Pontificia Academia para la Vida en el Vaticano, el Papa Benedicto XVI afirmó que “la unión del hombre y la mujer en esa comunidad de amor y vida que es el matrimonio, es el único ‘lugar’ digno de la vocación a la existencia de un nuevo ser humano, que es siempre un don”.


 “La dignidad humana y cristiana de la procreación, de hecho, no consiste en un 'producto', sino en su relación con el acto conyugal, expresión del amor de los cónyuges, de su unión no sólo biológica sino también espiritual”.

 En su discurso dirigido a los más de 200 participantes en la asamblea, que abordará este año el asunto del “Diagnóstico y tratamiento de la infertilidad”, el Santo Padre remarcó que este tema, además de su importancia humana y social, “tiene un valor científico peculiar, y expresa la posibilidad real de un diálogo fecundo entre la investigación ética y biomédica”.

 Benedicto XVI felicitó a los profesionales presentes por optar, antes que por el problema de la infertilidad de la pareja, por volver a “considerar, cuidadosamente, la dimensión moral, buscando caminos para una correcta evaluación de diagnóstico y terapia para corregir las causas de la infertilidad”.

 “Este enfoque se mueve por el deseo no sólo de dar un hijo a la pareja, sino para restaurar su fertilidad a los recién casados y toda la dignidad de ser responsables de sus propias decisiones reproductivas, para ser colaboradores de Dios en la generación de un nuevo ser humano”.